Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Visita al interior del Beti-Jai tras 5 años de verlo desde azoteas

Tras casi 5 años sin haber podido acceder ni una sóla vez al interior del frontón Beti-Jai por fin ha sido posible ahora que es propiedad del Ayuntamiento de Madrid. Soplan vientos de cambio en el ámbito municipal y esperemos que sean los que hagan llegar a buen puerto al Beti-Jai. 

A través de El Organillo (gracias Pablo) -una de las asociaciones de vecinos históricas más activas de Chamberí que acoge numerosas iniciativas como "Corazón Verde", "Parque SI", etc ...- fuimos invitados a participar en una visita solicitada por Jorge García Castaño (Concejal Presidente de los distritos de Chamberí y Centro) con el objetivo de que  los técnicos municipales le informasen del estado del mismo. A parte de los técnicos de las áreas de patrimonio cultural, urbanismo, control de la edificación, etc, etc ... también estuvo presente en la visita el diputado Hugo Martínez Abarca

Con los nervios a flor de piel ante la alegría de poder volver a entrar en el Beti-Jai atravesamos la puerta tal y como hicimos en 2008 y 2010, pero esta vez de forma oficial. Ante nuestros ojos el inexorable paso del tiempo daba fé de que la única ley que siempre se cumple independientemente de quién gobierne es la de la gravedad. A pesar de que la estructura del Beti-Jai no parece tener graves problemas -está un poco inclinada hacia la cancha posiblemente por el sobrepeso de los muros que cierran las gradas-, otros elementos como todas las cubiertas, las distintas fachadas y algún que otro forjado necesitan obras de urgencia para detener el progesivo avance de su ruina.

El recorrido comenzó por el pasillo lateral que da acceso a la fachada trasera de las gradas donde se explicaron las actuaciones que los técnicos de Ayuntmiento ordenaron a la antigua propiedad.

Sin título

Posteriormente accedimos a la cancha a través de un agujero que se hizo en los años 20 en la gradas para que los vehículos pudiesen acceder a la cancha, dónde se encontrba la fábrica y el taller de la marca Studebaker. Vimos entonces el espacio donde primitivamente estuvieron la cafetería y el restaurante.

Sin título

Una vez en la cancha pudimos ver alguna de la escasas y últimas actuaciones que realizó la antigua propiedad: cubrir con plásticos las ventanas de los muros que cierran las gradas y recortar la cubierta original de 1893 de las gradas en sus zonas más deterioradas. 

Sin títuloSin título
Sin títuloSin título

Sin título

En el interior del edificio pudimos constatar que algunos forjados y la práctica totalidad de las cubiertas están muy deteriorados. Necesitan obras de urgencia.

Sin títuloSin título
Sin títuloSin título

Para finalizar un detalle de la preciosas cerrajerías que sujetan la visera de madera que cubre la última grada ...

Sin título

... otro detalle del arco mudéjar de la fachada principal y el casi desaparecido rótulo con el nombre del frontón ...

Sin título

... y finalmente una curiosidad: El frontis es de granito.

Sin título

Queremos agradecer enormemente el haber sido invitados a la visita y ofrecemos de nuevo toda nuestra colaboración y apoyo en lo que esté en nuestras manos para poder conseguir nuestro sueño: ver el Beti-Jai restaurado y en uso.

ALBUM completo de la visita


Created with flickr slideshow.

 

Enlaces relacionados: