Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

EXPOSICIÓN: Pott eta... 2017. Denboraren soinuak - Sonidos del tiempo

La exposición, visitable en el Frontón Labrit hasta el 17 de marzo en horario de 10.30 a 21.00 horas, se verá desde el 1 de abril en Baiona; el 5 de mayo irá a la Casa de Cultura de Zizur Mayor, y en junio y julio, en fechas por determinar, a Donostia. De ahí se prevé llevarla a Aoiz, Tafalla...

 

Pott eta… 2017

Denboraren soinuak     Sonidos del tiempo

 

El proyecto Pott eta… evoca al grupo vanguardista y rompedor que se creó en el año 1977 en Bilbao, alrededor de una editorial con el mismo nombre: Pott Banda. Los miembros que conformaban este grupo, ahora, cada cual en su ámbito, grandes figuras culturales (Bernardo Atxaga, Joseba Sarrionandia etc.), buscaban sacar adelante el trabajo literario, con un nuevo enfoque.

 

“Editoriale bat ez da beti sortzen plangintza kulturalaren hutsuneak betetzearren. Ez gaude horri begira. Begira gaude goiko kamino berrira, esan nahi baita, ez gaudela inori serbitzeko geure buruak argitzeko baino”.

 

“Una editorial no siempre se crea para tapar los agujeros del plan cultural. No miramos hacia eso. Miramos hacia el nuevo camino, en lo alto, es decir, no estamos para servir a nadie sino para aclarar nuestras mentes”.


De este mismo modo, el proyecto Pott eta… 2017 se creó intentando abordar desde un nuevo enfoque y documentando de manera gráfica el espacio urbano característico y propio del pueblo vasco: el frontón. Más allá de lo puramente deportivo, es el lugar de encuentro para el desarrollo de las relaciones humanas. Testigo silencioso de nuestras vidas que nos habla de nuestra infancia y nos proyecta hacia el futuro.

 

Conociendo el interés que este espacio ha generado en los proyectos creativos de artistas tanto vascos como no vascos, desde el gran maestro Don Francisco de Goya hasta artistas actuales como Jorge Oteiza y Jesús María Lazkano entre otros, esta exposición es un toque de atención a todos nosotros, una manera de devolverle a este espacio tan mítico la atención que él nos ha prestado. Y es la magia que suscita este espacio la que he querido plasmar en la obra, mezclando pasado y presente y focalizándonos hacia el futuro.

 

A caballo entre la pintura costumbrista que se servía del frontón como escenario para retratar la vida cotidiana en los siglos XIX y XX y la nueva concepción de las formulaciones estéticas del mismo tras la guerra, esta muestra hace referencia a la nostalgia de un pasado mejor. Al mismo tiempo, es un proyecto de investigación que recupera imágenes antiguas en un intento de realzar la cultura popular y conservar su patrimonio, dentro del marco de la pintura contemporánea.

 

La investigación acaba de comenzar y tiene intención de continuar en el tiempo. La primera muestra tendrá lugar en el Frontón Labrit de Pamplona-Iruña. Es éste el lugar idóneo para comenzar la muestra Pott eta… por el interés del proyecto en relacionar el contenido con el continente, que se hacen uno sólo en esta exposición, esperando, al mismo tiempo, que la salud de la que goza, contagie al ámbito cultural más cercano. La obra tiene previsto un recorrido por todo el País Vasco, con la intención de volver al lugar de partida para su clausura.

 

En estas paredes descansa el fruto del trabajo y el cariño que muchas personas sienten para con el frontón. A todos ellos mi más sincero agradecimiento. Pero sin ninguna duda, el motor incombustible que ha dado forma a esta muestra es Juan Barriola, sin la colaboración del cual, este trabajo no hubiera sido posible como aquí se presenta.

 

Agradezco también el apoyo de la Federación Navarra de Pelota Vasca, que nos brinda la ayuda para dar comienzo a este proyecto y el interés que la Plataforma Salvemos el Frontón Beti-Jai de Madrid  ha mostrado por el mismo. Plataforma que ahora lucha contra la eutanasia de este espacio mágico que hace un tiempo gozó de una salud de hierro y fue centro de la vida social.

 

 

Recordemos ahora aquel dicho popular: “Aurreak erakusten du atzea nola dantza” - “El delantero enseña cómo ha de danzar el zaguero”

 

Patxi Aldunate