Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

1992 - Proyecto de oficinas y pistas de squash

Un particular propone rehabilitar para oficinas el frontón Beti Jai

(...) El Ayuntamiento está dispuesto a que su propietario rehabilite el viejo inmueble, candidato a monumento, y lo convierta en oficinas. A pesar de que la zona está reservada para uso deportivo y los técnicos de Urbanismo recomiendan que se utilice para ese fin.

El concejal de Urbanismo, José Ignacio Echeverría, propondrá mañana a la comisión del área que se dé el visto bueno al proyecto de restauración del Beti Jai,' un frontón abandonado situado en el número 7 de la calle del Marqués de Riscal. El edificio, aunque se cae de viejo, tiene en marcha un expediente para ser declarado por la Comunidad como bien de interés cultural con la categoría de monumento.El propietario está dispuesto a rehabilitar el inmueble y recuperar su antigua arquitectura a cambio del permiso para construir un nuevo edificio en su antigua cancha de juego. Así, el promotor podría dedicar el 60% del conjunto a oficinas o comercio, un 30% a aparcamiento y un 10% a zona deportiva. La propuesta, avalada por.el Gobierno del PP, significa que debe tacharse la calificación de uso deportivo que el Plan General le otorga al antiguo frontón.

El proyecto contradice el informe técnico de la propia Gerencia Municipal de Urbanismo, que considera que la "totalidad de la parcela" debería seguir siendo para uso deportivo. Lo contrario, se explica, "dejaría sin cobertura el gran déficit de equipamiento del área".

Squash en el sótano

Según los técnicos, en un kilómetro a la redonda sólo existe una pequeña instalación deportiva que se deben repartir 106.000 habitantes. El propietario está dispuesto a construir dos pistas de squash en el sótano y un gimnasio en la tercera planta para que se recuerde que una vez se dedicó al deporte.

(...)

Fuente: Diario El País (19-02-1992)

 

(...)

Indulto al viejo frontón.

El gobierno municipal retiró del orden del día el proyecto que presentó un particular para rehabilitar el viejo frontón Beti Jai a cambio de convertirlo en oficinas. La antigua cancha, cerrada en 1923, tiene abierto un expediente para ser declarada monumento. El PP accedió, a solicitud de la oposición, a condicionar el proyecto a que los propietarios dedicaran más espacio a instalaciones deportivas que a oficinas.

(...)

Fuente: Diario El País (29-02-1992)